El cráter Patomskiy

En las profundidades del bosque de Irkutsk en Siberia, Rusia, existe una extraña formación geológica,

descubierta en el año 1949, por un joven geólogo, Vadim Kolpakov, mientras realizaba un mapa de la región. Es una formación tan espectacular como misteriosa, que hoy a 67 años desde su descubrimiento sigue inquietando a científicos de todo el mundo. Es el singular cráter Patomskiy.

Debido a su particular forma, muy similar a un nido, también se le conoce como el nido del águila. El cráter Patomskiy debe su nombre a un río que fluye muy cerca de la zona. El cono en su parte más alta mide 80 metros y tiene 150 metros de ancho. La profundidad del circulo central es de aproximadamente 10 metros.

Mucho se ha especulado sobre su origen, la formación ya de por si es muy extraña, a simple vista podría tratarse de la caída de un meteorito salvo que, no crece vegetación, algo desconcertante a no ser que exista algún tipo de radiación que afecte a la zona.


Para algunos científicos puede tratarse de los restos del famoso meteorito de Tunguska que explotó sobre la región de Krasnoyarsk en 1908, cuyo cráter jamás fue hallado, ya que existen reportes de que el meteorito fue avistado a sólo 70 kms del cráter Patomskiy, a una distancia de sólo 10-15 segundos de vuelo.

Recientes estudios han estimado que la formación tiene unos 250 años, por lo que pudo ser producto de un meteorito anterior que cayó cuando la zona aún no estaba habitada. Sin embargo no se han hallado restos de ningún meteorito.

Otra posible explicación es que se trate de un volcán, pero no el típico volcán de lava sino uno de gas, cuya explosión le confiriera la particular forma.

Registros antiguos de los nativos de la zona muestran que conocían la existencia del cráter patomskiy, creian que se trataba de una puerta o túnel que llevaba al otro mundo subterráneo y que los Dioses lo taparon para que nadie pudiera entrar o salir.


Ellos hablan de gente que se acercó demasiado y llegó al poblado con dolores, nauseas y llegando hasta a morir. Los primeros registros sobre muertes repentinas nos remiten a las expediciones realizadas a dicho cráter, por ejemplo en el año 2005 se organizó una expedición a manos del investigador Vorobiev. Cuando Vorobiev se acercó al cráter, quedo fulminado y cayó al suelo por un paro cardíaco.

Existen muchas hipótesis para explicar el porque los animales no se acercan, la vegetación no crece y las personas parecen enfermar. Por ejemplo se comenta la posibilidad de que fuera el cráter causado por un aparato atómico de una guerra antigua que dejó radiación, otros comentan la posibilidad de que un meteorito con radiación espacial impactara hace mucho tiempo dejando radiactividad. También se plantea la hipótesis de un OVNI que se estrelló.

De todas las posibles explicaciones la más convincente hasta ahora parece ser esta: según Alexander Pospeev, doctor en ciencias geológicas y mineralógicas, el cráter pudo haberse originado por la liberación de algunos fluidos tales como el hidrógeno, y tal vez algún otro aún por determinar. Si bien es cierto que fenómenos como este no se han visto antes, Pospeev nos recuerda que en geofísica cientos de años equivalen a segundos, y por lo tanto no se puede asegurar que en la zona no existan objetos similares mucho más antiguos que el cráter Patomskiy, pero que posiblemente se hubiesen deshecho o se encuentren cubiertos por vegetación, lo que ha impedido su descubrimiento.

De hecho en la zona existen 3 o 4 volcanes, por lo cual no es un fenómeno único. Aunque reconoce que aún hay muchas cosas que siguen sin explicar, lo cual convierte a este lugar en un sitio de gran interés no sólo para la geología, sino para todos aquellos amantes de los enigmas.

Todas estas posibilidades o hipotesis son solo eso: hipotesis, nos hacen ver que No se sabe a ciencia cierta nada sobre estos fenómenos y sobre este Interesante y misterioso sitio.

2018-01-08T01:37:40+00:00